Armas rusas para Venezuela

Es propio de países latinoamericanos despilfarrar sus recursos en bienes muy distintos a aquellos que se necesitan para satisfacer las necesidades más urgentes de sus pueblos.

 

Venezuela padece una de las mayores crisis energéticas y de provisión de agua de su historia. Muchos analistas afirman que esta situación es debido a la falta de las inversiones necesarias para mantener y ampliar los recursos energéticos del país y sus infraestructuras, y para asegurarse la provisión del vital elemento.
 
Algunos dirigentes chavistas, que ahora están abandonando el proyecto bolivariano, y otros de la oposición aseguran que los fondos existieron, pero que los mismos se esfumaron en el circuito de la corrupción, fenómeno al cual no es ajena la esta revolución.
 
En el medio de esta situación, la visita del Primer Ministro ruso Vladimir Putin a Caracas nos demuestra cuales son las verdaderas prioridades de Chávez. Entre muchos otros acuerdos firmados, se destaca la compra venezolana de armamentos rusos por la exorbitante suma de 5.000 millones de dólares, que se agrega a otras compras millonarias realizadas en una visita anterior del Presidente venezolano a Moscú.
 
Asimismo, se firmó un importante acuerdo energético que implica la inversión de 20.000 millones dólares, a concretarse a lo largo de 40 años, destinados al desarrollo y explotación de un campo ubicado en la Faja Petrolífera del Orinoco.
 
Según la BBC, Venezuela ha venido comprando armamentos a Moscú, entre ellos, aviones Sukoi, Tanques T71, helicópteros, 100.000 fusiles de asalto AK-47 y sistemas antiaéreos S-300.
 
Caracas afirma que necesita estos armamentos para reemplazar otros que considera obsoletos, y que son necesarios para la defensa nacional, sobre todo por la amenaza que significa para Venezuela la presencia de tropas de los Estados Unidos en Colombia.
 
Washington ha mostrado su preocupación por el rearme venezolano, ya que teme que las armas que caigan en desuso en Venezuela vayan a parar a manos de las FARC en Colombia, y por ello solicita que Caracas cumpla acuerdos que le obligan a clarificar el destino de dichos armamentos. Este tipo de adquisiciones, en este caso realizadas por Venezuela, pero aplicable a cualquier otro país, podría despertar una carrera armamentista en la región, que generaría tensiones innecesarias, que distraerían cuantiosos recursos que deberían ser destinados a cuestiones sociales tan necesarias en nuestros países.
 
La popularidad de Hugo Chavéz no pasa en la actualidad por su mejor momento. No sólo ha caído el respaldo de la población, sino también ha venido sufriendo la pérdida del apoyo de ciertos dirigentes chavistas, algunos emblemáticos, que lo acompañaban desde el principio de la "revolución", disconformes por el rumbo que ha tomado el socialismo propugnado por el líder bolivariano.
 
Nos preguntamos si esta impresionante acumulación de armamentos adquiridos por Venezuela podrían ser utilizados por un Chavéz sin sustento popular, que decida conservar el poder, utilizando este poder militar para controlar la situación interna y de ese modo perpetuarse en el poder.

Más títulos de interés:
 
Secciones
Actualidad
Bon Vivant
Espectaculos
Staff
Mundial Brasil 2014
 
CQAP®.Contacto
Correo Electrónico:info@cqap.com.ar
 
 
 
 
Otros
Términos y condiciones de uso
Política de Privacidad
 
CQAP Medios fundado el 25 de mayo de 2009.